HABEAS DATA

HABEAS DATA
:: PUBLICIDAD GRUPO ABOGADOS, TARIFAS JUSTAS, CUOTAS, TARJETA CREDITO

CHAT DE PAISES, ACTIVIDADES Y OTROS

En el icono verde y azul puedes conocer el canal disponible y en el icono del lado introduces el nombre del canal sin usar el simbolo de # - HAGA CLICK sobre el usuario con quién desea hablar en privado

sábado, 29 de octubre de 2011

QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LOS HOMOSEXUALES, CITAS BIBLICAS CONTRA LA HOMOSEXUALIDAD. BIBLIA Y HOMOSEXUALIDAD


La primera página de la Biblia, en Génesis 1:27, nos enseña que Dios creó al ser humano "macho y hembra", o sea hombre y mujer, no homosexual o lesbiana. En este mismo libro sagrado, la Palabra de Dios también nos habla de la unión matrimonial entre el hombre y la mujer "en una sola carne" (Gn 2:24) y abierta a la vida (Gn 1:28). El homosexualismo no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes a la sexualidad humana, tal y como Dios la creó: la unión heterosexual en el matrimonio y la procreación. A la luz de esta visión del hombre y la mujer, hay otros 44 pasajes bíblicos que, directa o indirectamente, condenan las prácticas homosexuales como un pecado grave.

I. Pasajes que directamente condenan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo por ser pecaminosas en sí mismas:





1.Génesis 19:1-29 (pecado de Sodoma)

2. Levítico 18:22

3. Levítico 20:13

4. Deuteronomio 23:17-18

5. 1 Reyes 14:24

6. 1 Reyes 15:12

7. 1 Reyes 22:46

8. Jueces 19:22

9. 2 Reyes 23:7

10. Romanos 1:24-27

11. 1 Corintios 6:9

12. 1 Timoteo 1:8-10

13. 2 Pedro 2:6

14. Judas 1:7

15. Éxodo 20:14 (incluído en Hebreos para "adulterio") 


II. Pasajes que utilizan el ejemplo de lo que sucedió en Sodoma para avisar a otros y mencionan el juicio de Dios sobre la ciudad por su pecado:

16. Deuteronomio 29:23

17. Génesis 13:13

18. Isaías 3:9

19. Isaías 13:19

20. Jeremías 23:14

21. Jeremías 49:18

22. Jeremías 50:40

23. Lamentaciones 4:6

24. Amós 4:11

25. Mateo 10:15 (véase 13. 2 Pedro 2:6)

26. Lucas 17:29


III. Pasajes que directa o indirectamente condenan el travestismo (vestirse con ropas propias del sexo opuesto):
27. Deuteronomio 22:5

28. 1 Corintios 11:14-1


IV. Pasajes sobre el matrimonio, los esposos y las esposas, el hombre y la mujer creación de Dios, etc. que tienden a condenar la transexualidad:

29. Génesis 1:27

30. Génesis 1:28

31. Génesis 2:18-24

32. Salmos 139:14

33. Marcos 10:6-12

34. 1 Corintios 3:16-17

35. 1 Corintios 6:19-20

36. 1 Corintios 7:1-4

37. 1 Tesalonicenses 5:22-23

38. Romanos 6:12

39. Filipenses 3:21

40. Timoteo I 5:14

41. Efesios 5:22-25


V. Pasajes que en general condenan estas actividades como pecados:
42. Tesalonicenses I 5:22

43. Isaías 5:20-21

44. I Pedro 2:11


Fuente: The Maryfaithful, mayo/junio de 1979.









La homosexualidad y la Biblia
Por Damy Ferreira



Los pasajes más directos y específicos de la Biblia contra la práctica homosexual se encuentran en el Levítico 18:22; 20:13 y en 1 Corintios 6:9-11:

1. "No te echarás con varón como con mujer, es abominación" (Lv 18:22).
2. "Si alguno se juntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre" (Lv 20:13).
3. "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones (sodomitas), ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" (1 Co 6:9-10).

Además de estos pasajes claros y directos, podemos usar otros que todos conocemos, y sacar de ellos algunas enseñanzas. En primer lugar, Génesis 1:27 dice que Dios creó al hombre (al ser humano), hombre y mujer. Esto indica que el ser humano fue creado en dos personas de anatomía diferente, y cada uno con una naturaleza orgánica distinta y definida, propia para los fines de la procreación. Así que, sólo la mujer, podrá concebir un hijo y ser el laboratorio en el que la vida se forma y se desenvuelve. Un hombre, a despecho de tantas tentativas quirúrgicas de algunos, jamás conseguirá dar a luz un hijo.

Hace algún tiempo, en la ciudad de San Francisco, California, daba una clase a nuevos creyentes en mi iglesia. Un alumno quería saber mi opinión sobre la homosexualidad. Abrí la Biblia y leí los textos que acabo de citar. Entonces el argumentó con aquello de los derechos individuales, cosa muy respetada en los EE.UU., y dijo: "¿Entonces los hombres no tienen derecho a escoger su sexualidad?" a lo que respondí: "Querido joven, la sexualidad no es cuestión de elección. La sexualidad del ser humano ya viene definida de fábrica".

Uno de los objetivos diabólicos de movimientos, como el que llaman "Nueva Era", es tratar de incentivar y dignificar el homosexualismo para destruir a la familia. La idea, por tanto, es acabar con la humanidad.
En segundo lugar, algunos pasajes bíblicos son interpretados de una manera errada, para la conveniencia de los interesados (véase al respecto 2 Pedro 3:16). Los dos más interesantes son: 1 Samuel 18 y más específicamente 2 Samuel 1:26 donde se habla del amor entre David y Jonatán (hijo del rey Saúl): "Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, que me fuiste muy dulce. Más maravilloso me fue tu amor que el amor de las mujeres". (Véase también 1 Samuel 19:1; 20:17,40). Partiendo de ésto, los defensores de la homosexualidad dicen que David y Jonatán eran homosexuales.

Veamos entonces:

1. Si eran homosexuales, se trataba de un tipo bien extraño de bisexuales. Sabemos por la propia Biblia que Jonatán era casado: 1 Crónicas 8:34; 2 Samuel 9. David, a su vez no solamente era casado, sino que además era muy aficionado a las mujeres y tuvo muchas esposas (1 Samuel 18:20-30,

2 Samuel 3:2-5; 5:13; 1 Reyes 1:1-4). Por esto mismo cometió un grave pecado de adulterio con Betsabé (2 Samuel 11:1-27). No podemos entender que hombres así fueran homosexuales.

2. Como se sabe, la hermana de Jonatán, Mical, fue dada a David en casamiento (1 Samuel 18:20-30), inmediatamente después de sus victorias en la guerra, y nunca se percibe algún tipo de celos por parte de Jonatán. De haber existido un tipo de amor entre ellos, ciertamente habría celos.

3. El texto de 2 Samuel 1:26 nos dice que el amor de ellos era como el de las mujeres, no en el sentido de ser de la misma naturaleza, sino de ser aún más profundo que el amor de las mujeres. El texto es poético y está en versos. Vemos que en el texto David trata a Jonatán de "hermano". La aplicación al homosexualismo por tanto no cabe aquí.

4. Entre árabes, judíos, rusos y otros pueblos orientales, los hombres acostumbran besarse cuando se encuentran. Es un pueblo sentimental y eso forma parte de su cultura sin que esto implique un motivo sexual.

5. Jesús amó a sus discípulos profundamente y todos eran hombres. ¿Hubo en esto motivaciones sexuales?

6. De acuerdo con las leyes de Moisés (principalmente Levítico 20:13), si un hombre tenía relación con otro hombre como si fuese mujer, ambos morirían. Y si eso hubiera estado pasando entre Jonatán y David, el pueblo ciertamente lo hubiera sabido. Sin embargo, nunca hubo ni siquiera sospechas de que ese amor entre David y Jonatán fuera un amor sexual.

7. David, hombre conforme al corazón de Dios, siempre fue reprendido por Dios cuando pecó. Por ejemplo, no le fue permitido construir el templo porque había derramado mucha sangre. Era hombre de guerra (1 Cor 22:8). Fue también reprendido por el pecado con Betsabé (2 Samuel 12). Nunca, sin embargo, encontramos una reprensión a David por la práctica de la homosexualidad. Esto habría sido inevitable si David hubiese incurrido en esa falta.

8. Finalmente, debe entenderse que la amistad entre David y Jonatán surgió del espíritu guerrero que caracterizaba a los dos. Jonatán era un valiente soldado, como se puede notar, principalmente, en la lectura de 1 Samuel 14. Esta amistad se inicia precisamente cuando David derrota al gigante Goliat (1 Samuel 17:48-58; 18:1-19). La verdad es que ellos se amaban como dos hermanos.

Sólo hay, por tanto, homosexualidad en esa amistad para quien ya tiene la cabeza inclinada hacia ella y quiere torcer las Escrituras para su propia perdición, como muy bien lo declara el apóstol Pedro (2 Pedro 3:16).

En tercer lugar, algunos intentan basar la aceptación de la homosexualidad en la Biblia usando el texto de la institución de la cena del Señor cuando Juan estaba reclinado sobre el pecho de Jesús (Jn 13:23). Consideremos algunas ideas sobre este caso específico:

1. Aquí tenemos un caso de la costumbre de la época. La palabra "mesa" no aparece en el original de este pasaje bíblico. A. T. Robertson en su obra titulada "World Pictures in the New Testament" ("Cuadros mundiales en el Nuevo Testamento"), lo confirma. Según la costumbre, la persona se recostaba en una especie de diván y descansaba con los pies extendidos. Asimismo, la posición de Juan era de estar recostado, con la cabeza pendiendo muy cerca de el pecho del Señor Jesús. En este sentido, hay una versión actualizada de la Sociedad Bíblica del Brasil que correctamente traduce: "Muy cerca de Jesús, estaba sentado uno de ellos, a quien Jesús estimaba mucho". Ahora bien, a la luz del pasaje, en la famosa pintura de Miguel Angel "La Ultima Cena", se comete un grave error técnico, con respecto a la posición en que se pinta a los apóstoles y a Jesús al aparecer estos sentados a la manera occidental.

2. Por otro lado, si hubiera habido cualquier motivo sexual que relacionara a Juan con Jesús, aquel grupo que era bastante cuestionador, sin duda alguna lo habría criticado.

3. Sabemos que Dios abomina este tipo de pecado. Las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron destruidas por su pecado. Y el pecado que más aparece en el escenario de esas dos ciudades fue el de la homosexualidad. Se sabe que este pecado era tan dominante que, cuando los ángeles de Dios fueron a casa de Lot, los hombres de Sodoma quisieron entrar a la casa para "poseer" sexualmente a aquellos visitantes de Dios. Pero no lo consiguieron, porque los ángeles les hirieron de ceguera. Y esta ciudad fue borrada del mapa (Gn 19:4-11).

En su epístola a los Romanos, Pablo presenta el triste cuadro de la ciudad de Roma en sus días. En cierto momento dice: "Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y al igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron con su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen" (Ro 1:26-28)

No falta razón, entonces, para que el virus del Sida haya comenzado a propagarse en el mundo entre los homosexuales. Y muchos de ellos, lamentablemente, han muerto a causa de esta enfermedad. Inexorablemente "La paga de su pecado es la muerte" (Ro 6:23).

Sin embargo, los que están dominados por este tipo de pecado, pueden cambiar y ser nuevas criaturas (2 Co 5:17). En 1 Co. 6:11, Pablo dice "Y esto érais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados; ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios". En otras palabras, si un homosexual se convierte tiene que dejar su pecado y seguir a Cristo. Y esto es posible.


Fuente: Reproducido y traducido del O Jornal Batista por Michel E. Eustache. Publicado en el periódico Luminar Bautista, Venezuela, 1994.


________________

Contra el tópico

Hispanidad, 21 de marzo de 2007
Lo malo del tópico es que su naturaleza es burocrática: si no se corta de raíz se reproduce hasta el infinito. El lobby gay ha lanzado el tópico de que la Biblia no condena la homosexualidad. La condena vendría, pues, de la Iglesia, esa pervertidora del texto originario. Pues bien, me envían el siguiente texto, que no precisa glosa alguna:
¿Quién dijo que la Biblia no habla contra la homosexualidad?
1. “No te echarás con varón como con mujer, es abominación” (Lv 18:22).
2. “Si alguno se juntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre” (Lv 20:13).
3. “¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios” (1 Corintios 6, 9-10).
4. “Teniendo bien presente que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los prevaricadores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreligiosos y profanadores, para los parricidas y matricidas, para los asesinos, los adúlteros, homosexuales, traficantes de seres humanos, mentirosos, perjuros y para todo lo que se opone a la sana doctrina, según el Evangelio de la gloria de Dios bienaventurado, que se me ha confiado” (1 Timoteo 1, 9-11).
La primera página de la Biblia, en Génesis 1:27, nos enseña que Dios creó al ser humano “macho y hembra”, o sea hombre y mujer, no homosexual o lesbiana.
En este mismo libro sagrado, la Palabra de Dios también nos habla de la unión matrimonial entre el hombre y la mujer “en una sola carne” (Gn 2:24) y abierta a la vida (Gn 1:28).
La homosexualidad no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes a la sexualidad humana, tal y como Dios la creó: la unión heterosexual en el matrimonio y la procreación. A la luz de esta visión del hombre y la mujer, hay otros 44 pasajes bíblicos que, directa o indirectamente, condenan las prácticas homosexuales como un pecado grave:
I) Pasajes que directamente condenan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo por ser pecaminosas en sí mismas:
1. Génesis 19:1-29 (pecado de Sodoma) 
2. Levítico 18:22 
3. Levítico 20:13 
4. Deuteronomio 23:17-18 
5. 1 Reyes 14:24 
6. 1 Reyes 15:12 
7. 1 Reyes 22:46 
8. Jueces 19:22 
9. 2 Reyes 23:7 
10. Romanos 1:24-27 
11. 1 Corintios 6:9 
12. 1 Timoteo 1:8-10 
13. 2 Pedro 2:6 
14. Judas 1:7 
15. Éxodo 20:14 (incluido en Hebreos para “adulterio”)
II) Pasajes que utilizan el ejemplo de lo que sucedió en Sodoma para avisar a otros y mencionan el juicio de Dios sobre la ciudad por su pecado:
16. Deuteronomio 29:23 
17. Génesis 13:13 
18. Isaías 3:9 
19. Isaías 13:19 
20. Jeremías 23:14 
21. Jeremías 49:18 
22. Jeremías 50:40 
23. Lamentaciones 4:6 
24. Amós 4:11 
25. Mateo 10:15 (véase 13. 2 Pedro 2)
26. Lucas 17:29
III) Pasajes que directa o indirectamente condenan el travestismo (vestirse con ropas propias del sexo opuesto):
27. Deuteronomio 22:5 
28. 1 Corintios 11:14-1
IV) Pasajes sobre el matrimonio, los esposos y las esposas, el hombre y la mujer creación de Dios, etc. que tienden a condenar la transexualidad:





29. Génesis 1:27 
30. Génesis 1:28 
31. Génesis 2:18-24 
32. Salmos 139:14 
33. Marcos 10:6-12 
34. 1 Corintios 3:16-17 
35. 1 Corintios 6:19-20 
36. 1 Corintios 7:1-4 
37. 1 Tesalonicenses 5:22-23 
38. Romanos 6:12 
39. Filipenses 3:21 
40. 1 Timoteo 5:14 
41. Efesios 5:22-25
V) Pasajes que en general condenan estas actividades como pecados:
42. 1 Tesalonicenses 5:22 
43. Isaías 5:20-21 
44. I Pedro 2:11

Conclusión irrefutable de la progresía: la Biblia es homófoba y sí Dios no gustaba de Gays entonces DIOS ES HOMOFÓBICO y muchos prefieren estar con él que con los homosexuales.

_____________________________
Arriba se mencionaron citas bíblicas donde claramente se condena la práctica homosexual. La Biblia no puede ser más explícita en su condena (ej.: Romanos 1. 26-32), pero aquéllos que quieren justificar la conducta homosexual simplemente marginan los textos bíblicos como expresiones no pertinentes a nuestro mundo moderno, o interpretan el texto como sodomía "promiscua", aunque San Pablo no hace tal distinción entre homosexualismo promiscuo y homosexualismo "controlado".  Además, la interpretación del las citas bíblicas le pertenece al magisterio de la Iglesia el cual se ha pronunciado repetidas veces sobre el tema.  Atención pastoral a las personas homosexuales -Congregación para la Doctrina de la Fe.)
Dios creó al ser humano "macho y hembra" (cf.Génesis 1,27)
y estableció la unión entre ellos "en una sola carne" (Cf. Gn 2:24)
para que se amen y procreen (Cf. Gn 1:28).

El homosexualismo no es diseño divino. Es incapaz del amor fecundo. Solo ocurre mas tarde como violación del plan de Dios.
Algunos pasajes de la Biblia que directamente condenan la práctica homosexual:
Génesis 19:4-5
No bien se habían acostado, cuando los hombres de la ciudad, los sodomitas, rodearon la casa desde el mozo hasta el viejo, todo el pueblo sin excepción.  Llamaron a voces a Lot y le dijeron: «¿Dónde están los hombres que han venido donde ti esta noche? Sácalos, para que abusemos de ellos.»
Levítico 18:22 "No te echarás con varón como con mujer, es abominación" (Lv 18:22) 

Levítico 20:13  "Si alguno se juntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre"
Romanos 1:24-27  
Por eso Dios los entregó a las apetencias de su corazón hasta una impureza tal que deshonraron entre sí sus cuerpos;  a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Amén.  Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza;  igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.

1 Corintios 6:9  "¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales"
 I Timoteo 1:10  "adúlteros, homosexuales, traficantes de seres humanos, mentirosos, perjuros y para todo lo que se opone a la sana doctrina"
II Pedro 2:6-7
"si condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a cenizas, poniéndolas como ejemplo para los que en el futuro vivirían impíamente;  y si libró a Lot, el justo, oprimido por la conducta licenciosa de aquellos hombres disolutos"

Judas 7
Y lo mismo Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, que como ellos fornicaron y se fueron tras una carne diferente, padeciendo la pena de un fuego eterno, sirven de ejemplo.

Otros:
Deuteronomio 23:17-18 
1 Reyes 14:24
1 Reyes 15:12
1 Reyes 22:46
Jueces 19:22
2 Reyes 23:7
Éxodo 20:14:  No cometerás adulterio.


Pasajes que hacen referencia a Sodoma: 
Deuteronomio 29:23
Génesis 13:13
Isaías 3:9
Isaías 13:19
Jeremías 23:14
Jeremías 49:18
Jeremías 50:40
Lamentaciones 4:6
Amós 4:11
Mateo 10:15
Lucas 17:29


Pasaje que directa condena el travestismo (vestirse con ropas propias del sexo opuesto): 
 Deuteronomio 22:5  La mujer no llevará ropa de hombre ni el hombre se pondrá vestidos de mujer, porque el que hace esto es una abominación para Yahveh tu Dios.

Pasajes sobre el matrimonio, esposos y esposas: 
Génesis 1:27
Génesis 1:28
Génesis 2:18-24
Salmos 139:14
Marcos 10:6-12
1 Corintios 3:16-17
1 Corintios 6:19-20
1 Corintios 7:1-4

Nuesvo Testamento1 Tesalonicenses 5:23 
"Que El, el Dios de la paz, os santifique plenamente, y que todo vuestro ser, el espíritu, el alma y el cuerpo, se conserve sin mancha hasta la Venida de nuestro Señor Jesucristo".  I Tesalonicenses 5:23

Romanos 6:12 

Filipenses 3:21

Timoteo I 5:14

Efesios 5:22-25

Queridos, os exhorto a que, como extranjeros y forasteros, os abstengáis de las apetencias carnales que combaten contra el alma. -I Pedro 2:11
Manipulación de algunos textos:
Quienes buscan justificar la práctica homosexual usando la Biblia, recurren a 2 Samuel 1:26 porque relata el amor entre David y Jonatán.  Sin duda eran amigos que se amaban profundamente, pero no eran homosexuales. La naturaleza del amor entre ellos se describe como de "hermanos" y, siguiendo las costumbres judías (Judas besa a Jesús como era costumbre), se saludan con un beso. Jonatán y David tenían esposas y sabemos que David tenía debilidad por las mujeres (hasta pecar de adulterio con Betsabé (2 Samuel 11:1-27). Además, según la ley de Moisés (Levítico 20:13), los homosexuales eran apedreados. Si estos hubiesen sido homosexuales, hubiese habido una fuerte reacción adversa por parte del pueblo creyente. Sin embargo, entre los pecados de David jamás se menciona que fuese homosexual. 

CausasNo se tiene conocimiento cierto sobre las causas directas de la homosexualidad. Muchos estudios al respecto son manipulados por grupos de presión que desean justificarla. La experiencia pastoral nos indica que, con frecuencia, la tendencia homosexual ha resultado por abusos o desorden sexual sufridos en la infancia sin ser una elección personal. Las tendencias en si mismas no son pecado y pueden ser ocasión para ofrecer a Dios los méritos de la cruz. Cuando la condición es patológica, requiere terapia junto con el esfuerzo personal y la continua apertura a la gracia.

Misericordia de DiosQuien experimenta tendencias homosexuales necesita comprender que la misericordia de Dios no le faltará.
El Padre Benedict Groeschel nos recuerda que tener una tendencia homosexual no es pecado si se renuncia ceder a la tentación de actuar sobre ella: ""Homosexualidad" es una palabra neutral. Una persona pudiera tener una orientación homosexual y ser un santo. Esto puede ocurrir si lleva una vida totalmente casta y muchos la llevan. Por el contrario, la palabra "gay" se refiere a la escena "gay" -una cultura inmoral, una de muchas en nuestra sociedad."
La misericordia de Dios no se manifiesta en justificar los actos desordenados sino en gracia para luchar y vencer. La lucha contra el pecado es común de todos los cristianos, sea cual sea el área que cada individuo mas le cueste.  Por eso debemos ayudarnos unos a otros, no a ceder sino a vencer la tentación.  
El movimiento homosexual engaña sobre la realidad moralLa sicología moderna, influenciada por la práctica actual, prefiere calificar a la homosexualidad como "orientación" en vez de "perversión".  Muchos cristianos se han adherido a esa mentalidad y, olvidándose de  la enseñaza de la Iglesia fundamentada en la Palabra de Dios, prefieren describir la homosexualidad como una forma alternativa de vida  buena e irreversible y no como una iniquidad.     





La castidad, según el Catecismo (ver arriba), claramente requiere que, fuera del matrimonio sacramental entre un hombre y una mujer, hayatotal abstinencia de actos genitales.
Manipulación de la palabra "castidad".
 E
l movimiento homosexual busca engañosamente cambiar este significado para incluir en la castidad relaciones monógamas fuera del matrimonio, aun entre heterosexuales. Quienes ayudan espiritualmente a fortalecer la auténtica virtud de la castidad (el movimiento "courage", por ejemplo) son tildados de "homofóbicos", hipócritas y faltos de misericordia.

De Igual manera se manipula la misma Palabra de Dios de manera que se le da una nueva explicación a los textos que condenan la homosexualidad.  Al hacerlo se hace caso omiso a la interpretación de los Padres de la Iglesia y el magisterio que con toda claridad se ha manifestado en en forma definitiva sobre esta questión.
El Cristiano debe saber que la vida nueva en el Espíritu Santo requiere morir al pecado. Esto es la conversión. Por eso Cristo  "se entregó a sí mismo por nuestros pecados, para librarnos de este mundo perverso, según la voluntad de nuestro Dios y Padre"  Gálatas 1:4.  
El Catecismo nos enseña sobre:
  • La necesidad de conversión interior para librarnos de la iniquidad del pecado (CIC 1428).  
  • gobernar nuestras pasiones (CIC 2339)
  • Vivir castamente a imitación de Jesús (CIC  2359).
La ayuda sicológica a personas con tendencias homosexuales ahora se rechaza como prejuicio o abuso. Se han formado en las iglesias grupos de "discusión" o "apoyo" en torno a la vida homosexual o “gay”.  Se habla de "espiritualidad lesbiana".  Se quiere denominar la homosexualidad como una "minoría" con "derechos" de actuar y fomentar sus tendencias sin límites.   Esto abre la puerta a las adopciones por parejas homosexuales y a el escándalo público.
Nada de lo dicho justifica que se falte la caridad contra los homosexuales.  Toda postura agresiva, injusta o simplemente falta de caridad contra ellos o contra cualquiera merece reproche.  Pero ese mal no se rectifica abogando por la práctica homosexual.  ¿Quienes son las mayores víctimas de la mentalidad pro homosexual y de los malos pastores que carecen del valor necesario para enseñar la verdad?  Las mayores víctimas son los católicos sinceros que desean vencer sus tendencias homosexuales y no encuentran apoyo ni dirección.  Mas bien se les entrega a las manos de los lobos, se les dice que no hay razón porqué luchas esas tendencias.  Por consecuencia quedan solos luchando contra el mundo, el demonio y la carne.  
Cada cristiano debe llevar su cruz (enfermedades, tendencias pecaminosas, adversidades, etc.) Jesús nos enseña: "El que quiera seguirme, que se niegue a si mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. (Lc 9: 23-24),  Debemos también ayudarnos unos a otros a vivir el reto de nuestra fe. Solo hace falta leer La Palabra de Dios en cualquier parte para encontrar exhortaciones a la conversión, enseñanza sobre el Camino, advertencias sobre el pecado.  
Habéis purificado vuestras almas, obedeciendo a la verdad, para amaros los unos a los otros sinceramente como hermanos. Amaos intensamente unos a otros con corazón puro, pues habéis sido reengendrados de un germen no corruptible, sino incorruptible, por medio de la Palabra de Dios viva y permanente. Pues toda carne es como hierba y todo su esplendor como flor de hierba; se seca la hierba y cae la flor;  pero la Palabra del Señor permanece eternamente. Y esta es la Palabra: la Buena Nueva anunciada a vosotros.  I Pedro 1:22-25 
Como católicos debemos mantenernos fieles a la enseñanza de Cristo. Solo la verdad nos hará libres. No debemos avergonzarnos de proclamar la verdad, aunque no sea popular.  

¿Se Puede Curar la Homosexualidad?Gerard J. M. van den Aardweg 

Homosexualidad es la atracción sexual hacia personas del propio sexo. En cromosomas, hormonas sexuales y constitución física los homosexuales son normales. Hubo un tiempo, el de Freud, en que se pensó que se debía a factores hereditarios, pero esta hipótesis hoy ha sido científicamente desechada. Los homosexuales son biológicamente normales, lo que no es normal es el ejercicio de la homosexualidad. Es de advertir que el homosexual tiene instintos heterosexuales; lo que ocurre es que se le bloquean por alguna razón, que puede ser un complejo de inferioridad. Quienes de verdad se empeñan en luchar contra ese complejo, aun en casos de transexualidad, en uno o dos años acaban con sus obsesiones. Para dar la impresión de normalidad, hay quien asegura que quizá uno de cada cinco hombres tiene 'tendencias' homosexuales, pero las estadísticas lo desmienten y ponen de manifiesto que en realidad no pasan de un uno o dos por ciento. 

El movimiento mundial para la emancipación de los homosexuales trata de eludir cuestiones fundamentales, se sirve de medias verdades y de falsedades totales y maneja el concepto de discriminación para suscitar compasión. Hace del homosexual una víctima. 

UNA CAUSA: LA FALTA DE MADUREZ
En la pubertad, puede tratarse de un fenómeno transitorio. Hay casos en que la homosexualidad arraiga en los primeros años de juventud. Este hecho ha llevado a algunos a pensar que no tiene sentido procurar desarraigarla. La teoría más en boga es que la homosexualidad se basa en una perturbación del llamado 'sentido de identidad sexual'. La realidad demuestra que los homosexuales están afectados no sólo en su faceta sexual, sino en todo su mundo emotivo. Su vida emotiva coincide mucho, por ejemplo, con la de tipo ansioso, compulsivo o depresivo, caracterizada por depresiones, nerviosismo, problemas relacionales y psicosomáticos. No son capaces, en determinados aspectos de su vida emotiva, de madurar y de ser adultos y, pese a querer aparentar jovialidad y alegría no son felices interiormente. La causa no está en la discriminación de la que se quiere acusar a la sociedad que les haría 'víctimas' de ella, sino en fuerzas que actúan en el interior mismo de los interesados (...) 

¿SE PUEDE CURAR LA HOMOSEXUALIDAD?
Mucha gente no sabe que la génesis psíquica de esta condición sexual carece en absoluto de misterio y que su terapia es posible. El método que he utilizado consta de dos partes: la primera consiste en hacer adquirir al interesado una visión clara de la propia identidad y de su propio mundo afectivo; la segunda, en afrontar esa situación. Llevamos a las personas a reírse de sí mismas (el humorismo puede ser muy saludable) y a la adquisición de hábitos positivos: valentía, honestidad consigo mismo, autodisciplina, capacidad de amar a los demás; así, hasta lograr que el homosexual pierda sus hábitos neuroinfantiles. 

Es esencial neutralizar la autoconmiseración crónica. Es obligado decir que:

- En un treinta por ciento de los casos, la curación es completa: acaban desarrollando actitudes y hábitos sexuales normales y afectivos y una vida emotiva adulta. Por supuesto, una curación sólo sexual no sería una curación completa. 

- Otro treinta por ciento de personas cambia más o menos gradualmente, pierde sus obsesiones homosexuales y asume una actitud emotiva nueva, aunque no lo suficiente para poder hablar de curación completa. 

- Hay otros que progresan con extremada lentitud por su estado neurótico grave, pero también éstos, si son ayudados por una asistencia y un tratamiento constructivos, adquieren fuerza y coraje y poco a poco van perdiendo sus depresiones, nerviosismos y ansiedades. 

RESPONSABILIDAD DE LOS EDUCADORES
Los complejos homosexuales se pueden evitar educando a un muchacho como muchacho y a una chica como tales. No se pueden intercambiar y mezclar las cosas. Una total identificación, la total identidad de roles que quiere cierto feminismo exacerbado es absurda. Los sacerdotes y educadores tienen un papel importantísimo cuando aportan al crecimiento psicológico una contribución mucho mayor de la que a veces son conscientes. Cuidado con creer que todo 'amor' es bueno; hay formas de amor compasivas y neuróticas que revelan una personalidad dividida en sí misma y que necesitan una guía moral firme y segura. Los pacientes que viven su fe de manera positiva tienen las mayores esperanzas de un cambio radical en su homosexualidad: ésta es mi experiencia de años. 

El problema de la homosexualidad es presentado en una injustificada atmósfera de fatalismo. La homosexualidad sigue siendo vista por la mayoría de la gente a la luz de prejuicios e ideas preconcebidas, infundadas y superadas de las que, por desgracia, no están ausentes profesionales (médicos, sociólogos, psicólogos, sacerdotes, periodistas). Si a ello añadimos la falta de puesta al día de la Psiquiatría y de la Psicología, se crea una situación de la que se aprovecha la estrategia de la emancipación de homosexuales militantes, flanqueada por el 'establishment progre' occidental que pretende hacer creer que la homosexualidad es una variante normal de la sexualidad humana, que homosexual se nace y que no se puede cambiar. A todos ellos no les vendría mal una mejor información. 

LA FALACIA DE LA RESIGNAClÓN
Los responsables mejoran poco a poco las situaciones concretas. Hay directores espirituales que animan correctamente a los homosexuales a vivir la castidad y el dominio de sí mismos, pero de hecho consideran que es imposible desarraigarla. Es muy equivocada la actitud de no pocos hombres de Iglesia que, de buena fe, pero víctimas probablemente de la escasa difusión de las experiencias terapéuticas, consideran que el mejor modo de ayudar a los homosexuales es enseñarles la resignación y la aceptación del sacrificio que supone su situación, en lugar de animarles y ayudarles a salir de ella, con paciencia y perseverancia. 

Además de ignorancia, demuestran ingenuidad, ya que es dificilísimo, por no decir imposible, convivir con las propias tendencias homosexuales sin dejarse arrastrar por ellas. El camino de la curación de los homosexuales no pasa por la compasión y mucho menos por la aceptación de su situación como 'normal'. Es impresionante y doloroso constatar cuántos médicos, terapeutas, sacerdotes, psicólogos ignoran el deseo de cambiar que tienen muchas personas con tendencias homosexuales. La afectividad desviada no es más que un aspecto de una personalidad inmadura. La terapia debe apuntar a enseñar al paciente a reconocer y combatir toda una gama de expresiones de ego-centrismo infantil, de temores, complejos de inferioridad, reacciones consolatorias, afectaciones y autocompasiones. En la esfera afectiva crecemos cuanto mayor es la confianza en nosotros mismos como hombres o como mujeres con plenitud y felicidad. Un psiquiatra holandés que militaba en el movimiento de emancipación homosexual cuenta la curación de una lesbiana gracias a un sacerdote dotado de buen sentido psicológico, que le dijo: '¡Si es que tú te has quedado en cuando eras una niña ... ! '. Su proceso de cambio duró un tiempo, pero acabó reconociendo ante el psiquiatra que su problema había desaparecido 'como una pierna amputada, que no vuelve'. 

G. J. M. VAN DEN AARDWEG
Es un acreditado psicólogo holandés, catedrático desde hace más de treinta años, casado, padre de siete hijos, que ha dictado cursos en Estados Unidos, Canadá y Brasil. Autor de numerosos libros, ensayos y artículos sobre la homosexualidad.

Fuente:bioeticaweb.com

http://www.corazones.org/moral/homosexualidad.htm




No hay comentarios:

Publicar un comentario

RESULTADOS TIEMPO REAL LIGAS FUTBOL ESPAÑOL, ITALIANO, ALEMAN, FRANCES, INGLÉS